Entrevista de Eduard Punset y Robert Provine

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Os proponemos una interesante entrevista que pudimos ver en el programa “Redes”, de La 2. 

Se trata de un programa de televisión que se emite, desde hace 16 años, todos los domingos a las 21.30 horas, y está presentado por el científico Eduard Punset. Esta vez entrevista al profesor de psicología y neurociencia Robert Provine, quien nos explica
que la risa es una actividad natural social, que siempre tiene lugar cuando estamos en contacto con otra gente. Además, dice, no es un fenomeno aislado, ya que está íntegramente relacionada con el habla, el lenguaje o la consciencia, por ello es una actividad tan vital. Provine disecciona el proceso que experimenta nuestro cuerpo cuando nos reímos. Habla, tambien, de la risa de los animales, de los chimpanzés, de las diferencias entre hombres y mujeres… en un ambiente distendido.

En esta entrevista, pues, se unen dos grandes expertos: uno de la risa y otro de la ciencia, dos disciplinas que van siempre estrechamente ligadas:

Eduard Punset: Robert, normalmente- por fortuna- se escuchan muchas risas a nuestro alrededor, pero ¿es la risa una medida del humor? Es decir, ¿es una señal de esta especie de humor que una persona necesita?

Robert Provine: Bueno, las personas contentas y felices sonríen y se ríen más que las personas tristes o infelices, pero la risa y la sonrisa no son medidas del humor fiables: son mensajes que enviamos a otras personas. Por exemplo, una persona feliz no se pasa el día con una sonrisa perpetua, sino que sólo sonríe cuando se encuentra con otras personas. De hecho la risa desaparece cuando no estamos en presencia de otras personas. La risa es 30 veces menos frecuente en situaciones solitarias que en situaciones sociales.

Eduard Punset: O sea que no nos reímos de objetos como una piel de plátano a menos que alguien se resbale…

Robert Provine: Sí, una piel de plátano sóno hace reír cuando alguien se resbala. Las pieles de plátano, o los plátanos por si mismos, no son muy divertidos.

Eduard Punset: Dime una cosa que me intriga. Nosotros utilizamos el mismo canal para comer, beber, hablar, para vomitar… prácticamente lo hacemos todo por el mismo canal.

Robert Provine: Sí, el canal vocal se utiliza mucho y en funciones múltiples. Por ejemplo, ahora, mientras que estoy hablando contigo, tengo que parar de respirar. Sin embargo no tengo que pensar que tengo que hacerlo, simplemente sucede.

Eduard Punset: Déjame pensar. Esto probablemente quiere decir que la risa está relacionada con otras muchas cosas, como por ejemplo el habla, el lenguaje, o la consciencia, etc. Es decir que no es algo aislado.

Robert Provine: Exactamente. La risa es antes de nada un efecto de la respiración. Es decir que hablar y reír están relacionados por el hecho de redirigir el proceso de la respiración para crear sonidos. Cuando río tengo que dejar de hablar, de manera que la risa y el habla necesitan diferentes tipos de sistemas para su creación. Es decir que cuando hago (se ríe) es diferente de cuando hablo y digo “ja, ja, ja”.

Eduard Punset: Vamos a hablar de los animales: ¿hay otros animales que se rían?

Robert Provine: Sí, hay otros animales que ríen, aunque quizá de una manera algo distinta de lo que lo hacemos nosotros. Por ejemplo, los chimpancés y otros grandes monos, o los orangutanes, pueden reírse, aunque el sonido que hacen es algo diferente de nuestra risa. Como descendientes de los chimpancés – los seres humanos somos una de las especies de chimpancés- puedo imitar la risa de un chimpancé.

Eduard Punset: Y ¿qué hay sobre los tonos de la risa? Parece ser que el tono es también diferente.

Robert Provine: Sí, el tono de la risa de las mujeres es más alto que el de los hombres. De la misma manera que la voz de las mujeres es de un tono más alto que el de los hombres. Sucede lo mismo con la risa.

Eduard Punset: Hay una cosa con la que he disfrutado al leer tu libro, en el apéndice: cómo conseguir una vida feliz riéndose fácilmente. Y tengo que decir que al final, cuando tuve que resumir las claves que sugieres para conseguirlo, en realidad sólo hay una: conseguir a otra persona.

Robert Provine: Sí, en realidad todo se reduce a una: sólo se necesita la presencia de otra persona.